La pelota de pádel

La pelota de pádel es ese gran desconocido dentro de la pista de padel y es que aunque parezcan iguales son distintas a las utilizadas para practicar tenis.

Aunque en apariencia son similares la diferencia primordial es que la presión de las pelotas de pádel tienen 0,06 atmósferas menos de presión. Esto hace que el juego sea más regular y lento ya que tiene un menor bote.

Para todos los que no lo sepáis las pelotas de pádel también están incluidas en el regalmento de la Federación Española de Pádel, y debe cumplir unos requisitos para ser pelota reglamentaria.

Según nos dice la FEP la bola debe es una esfera de goma son una superficie exterior uniforme de color blanco o amarillo. Esto quiere decir que estas bolas tan llamativas que hay en el mercado de colores sirven para un partido con amigos pero no para la competición, ya que no serían reglamentarias, ya que los colores aceptados por la FEP son el blanco o amarillo.

 

El diámetro de la pelota debe estar entre 6,35 y 6,67 centímetros y el peso entre los 56 y 59,40 gramos.

En cuanto al rebote, la pelota debe tener un rebote comprendido entre los 135 y 147 centímetros si la dejáramos caer sobre una superficie dura desde una altura de unos 2,54 metros.

La presión interna de la pelota debe ser entre 4,6 y 5,2 Kg por cada 2,54 centímetros cuadrados.

Existe un caso en el que se puede utilizar un tipo de pelota diferente y es cuando se juega a más de 500m de altitud sobre el nivel del mar. Las características son las misma excepto que el rebote debe ser de más de 121,92 centímetros y menos de 135 centímetros.

Ya sabéis más sobre la pelota de pádel y si queréis saber sobre este deporte no dejes de visitar nuestro blog, os iremos contando curiosidades,noticias, y consejos sobre este deporte.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *